¿Qué problemas pueden presentar los implantes dentales?

    SiguienteAnterior
    implantes-dentales

    Los implantes dentales son, a día de hoy, la mejor solución ante la ausencia de piezas dentales, ya que permiten recuperar la funcionalidad y la estética de la boca de una forma segura y duradera.

    Si la cirugía de colocación del implante se ha llevado a cabo correctamente y el mantenimiento posterior que se le ha dado al implante es el correcto, no tienen por qué surgir problemas posteriores. De hecho, se estima que más del 91% de los implantes no da ningún tipo de complicación en años posteriores a su colocación.

    No obstante, en ciertos casos, debido fundamentalmente a una mala higiene o cuidados o por cuestiones propias del paciente (edad, la calidad de la encía o del hueso no es la adecuada, etc.) sí pueden presentarse ciertos problemas que pueden poner en peligro la vida útil del implante.

    Desde Clínica Sicilia, expertos en implantología en Oviedo, os explicamos cuáles son algunas de las complicaciones derivadas de la colocación de implantes dentales.

     

    Periimplantitis

    La periimplantitis es un proceso inflamatorio que afecta a los tejidos que rodean a un implante dental, y que ocasiona una pérdida del soporte óseo en el que se ha integrado. El hecho de que el hueso se vaya perdiendo poco a poco provoca una falta de sujeción del implante que, finalmente, puede terminar por caerse.

    La periimplantitis surge principalmente por una falta de higiene que provoca que las bacterias se acumulen en la línea de la encía, dando lugar a la inflamación de los tejidos. También puede ser consecuencia de la sobrecarga oclusal, es decir, del estrés biomecánico que genera la masticación cuando la colocación del implante no es la correcta.

     

    Aflojamiento del tornillo o fractura de la prótesis

    Uno de los contratiempos más habituales y menos graves es el aflojamiento del tornillo del implante. Su solución es tan sencilla como acudir a la clínica dental para volver a apretarlo.

    Otro de los problemas, en este caso mucho menos frecuente, es que la prótesis sufra una fractura. El implante suele estar elaborado con titanio, por lo que es es un material muy resistente preparado para soportar la carga de la masticación, de ahí que no se trate de una complicación habitual. No obstante, en caso de que se dé una fractura, es necesario acudir a la clínica cuanto antes para subsanarla.

    Suele darse especialmente en pacientes con bruxismo o que presenten una gran tensión mandibular que ejerza un exceso de presión sobre la corona.

     

    Rechazo del implante

    La consecuencia más grave que puede darse es el fracaso del implante, aunque ocurre apenas en un 2-3% de los casos. Este problema suele afectar principalmente a la unión entre el implante y el hueso, cuando el proceso de osteointegración no se produce correctamente.

    Si el implante es rechazado, eso no significa que no se pueda volver a llevar a cabo una cirugía de implantes. El implantólogo te asesorará en estos casos sobre cuál es la mejor opción para ti y en qué momento llevar a cabo este segundo procedimiento.

     

    SiguienteAnterior