¿Puedo colocarme implantes dentales?

    SiguienteAnterior

    Cuando se pierden una o más piezas dentales la primera pregunta que nos hacemos es: ¿qué hago ahora?

    Hay muchas personas que optan por no hacer nada, elección que conlleva ciertos problemas a corto y largo plazo:

    • Los dientes adyacentes a la pieza ausente se desplazan y se inclinan intentando recuperar el apoyo perdido
    • En cuanto se pierde un diente y su raíz, el hueso del maxilar pierde su función, por lo que comienza a darse un proceso de pérdida ósea
    • Pueden producirse deformidades óseas que afecten al aspecto del rostro
    • La encía que no está completa sufre por el impacto de la comida y la masticación
    • Al no contar con todos los dientes, los dientes no coinciden correctamente (maloclusión) por lo que la masticación no se realiza de manera correcta, no se trituran bien los alimentos y la digestión se ve afectada.

    Los implantes dentales pueden solucionar todos estos problemas, ya que sustituyen las raíces de los dientes ausentes, y sobre ellos se coloca una prótesis artificial que realiza la función de la corona (parte visible) del diente.

    Si quieres saber si eres apto o no para llevar implantes dentales, lo principal es realizarte un diagnóstico previo que lo determine. Gracias a este estudio podremos comprobar si cumples con las siguientes condiciones:

    Tener en buenas condiciones el hueso maxilar

    Si el volumen óseo de los maxilares no es el adecuado habrá que rehabilitarlo previamente para poder colocar los implantes dentales. Esta pérdida ósea puede ser consecuencia, tanto de la propia ausencia del diente, como de un traumatismo, enfermedades periodontales, osteoporosis, diabetes… Si las condiciones del paciente lo permiten, será necesario llevar a cabo este procedimiento previo.

    Solucionar cualquier enfermedad periodontal

    Las enfermedades periodontales, como la gingivitis o la periodontitis, son afecciones patológicas de las encías. Lo que provoca esta inflamación e infección es el descuido de la higiene dental, que permite a las bacterias acumularse en las encías.

    Si no se parte de una encía sana, no se puede colocar el implante dental, por lo que será necesario realizar un injerto o llevar a cabo las medidas necesarias para devolverlas a un buen estado.

    Eliminar las caries de los dientes adyacentes

    Las caries son un foco de proliferación de bacterias, que pueden provocar infecciones graves en las encías, e incluso en la raíz o pulpa dental. Se recomienda que los dientes adyacentes al implante dental estén sanos, para evitar una posible infección por contacto en el implante.

    Haber terminado el periodo de crecimiento óseo

    El crecimiento óseo en los seres humanos termina alrededor de los 16 años en mujeres y 18 años en varones. Este es un factor a tener en cuenta en la colocación de implantes en niños y adolescentes.

    Se recomienda esperar a que finalice la formación ósea para que no se den interferencias durante el proceso de osteointegración (unión del implante y el hueso maxilar). Está demostrado que los pacientes con crecimiento óseo que se hacen implantes dentales tienen dificultades en la aparición de los dientes permanentes y se les altera la formación de las arcadas dentarias.

    ¿Tienes dudas sobre los implantes dentales? Consúltanos

    Los implantes dentales son la mejor opción para recuperar la funcionalidad y la estética de nuestra boca cuando hemos perdido un diente. En nuestra clínica dental en Oviedo siempre realizaremos un diagnóstico para examinar el estado de tu dentadura y ofreceremos la colocación de implantes cuando sea necesario.

    Si tienes dudas, ¡consúltanos!

    SiguienteAnterior